Llegada a Cabo Palos (22 noviembre 2009)

 

Y, ya, llegamos a casa… Han sido casi dos años de viaje por el Mediteráneo. Hemos visto mucho, pero nos ha quedado aún más por ver. No hemos tenido ni una experiencia desagradable y siempre hemos navegado con prudencia (y buenos partes del tiempo) en estas aguas bellas y cambiantes. Hemos aprendido algunas palabras de griego y de turco,  y nos hemos reido chapurreando el italiano. Hemos comido como reyes, probando todos las delicadezas del Mediterráneo. Hemos conocido a muchas personas, algunas de las cuales han pasado a engrosar nuestra lista de auténticos amigos. En fin, cientos de experiencias que son imposibles de resumir en un solo párrafo.

DSC05394 (Copiar)A unas pocas millas de Cabo Palos, recibimos ya un comité de bienvenida: Marcos y Jorge, los hijos de Quique, vinieron en el barco de su abuelo a recibirnos, junto con su inseparable perro Tango y nuestro sobrino Lucas.

 

 

REGRESO ENRIQUE 0TUBRE 2009   (4) (Copiar)Entrando en el puerto de Cabo Palos, más de un año y medio después de nuestra salida.

REGRESO ENRIQUE 0TUBRE 2009   (6) (Copiar)

DSC05400 (Copiar)Allí nos recibieron familiares y amigos, con botella de cava incluida.

 

 

 

 

REGRESO ENRIQUE 0TUBRE 2009   (16) (Copiar)

 

El ambientillo del recibimiento, ¡qué emoción!

REGRESO ENRIQUE 0TUBRE 2009   (32) (Copiar)

 

 

REGRESO ENRIQUE 0TUBRE 2009   (28) (Copiar)

REGRESO ENRIQUE 0TUBRE 2009   (23) (Copiar)Y el cava, que corra el cava…

 

 

 

 

REGRESO ENRIQUE 0TUBRE 2009   (24) (Copiar)Y… ¡la mejor! Maruja, la madre de Marta, que no quiso perderse la llegada de El Duende…

¡¡GUAPA!!

Y sí, ¿porqué no darle un traguito al cava?

 

 

REGRESO ENRIQUE 0TUBRE 2009   (21) (Copiar)Los primeros en embarcar fueron, por supuesto, los niños: Dani (sobrino de Quique) y Alejo (sobrino de Marta)

 

 

 

DSC05411 (Copiar)DSC05413 (Copiar)Bueno, ¡y Tango!, que pesar de lo enorme que es, siempre encuentra su huequecico para no incordiar demasiado.

 

 

 

DSC05409 (Copiar)Y luego, un ratito de charla en El Duende.

El kilim que nos hizo a medida Stella de Datça (Turquía), conforta nuestros cansados pies a la llegada.

 

DSC05434 (Copiar)Al día siguiente de la llegada, ya empezamos a vaciar el barco COMPLETAMENTE para afrontar más cómodamente las reformas y mejoras que íbamos a emprender. La furgoneta de Marcos hizo un gran papel…

 

DSC05435 (Copiar)

 

 

Sólo con la comida que trajimos, embutidos, lateríos, pastas… se llenó la cocina de La Cerca…

 

 

DSC05441 (Copiar)

Y, de isla en isla del Mediterráneo, habíamos ido comprando aceite de oliva, miel, especies, quesos, vinos, frutos secos, salazones… ya sabes lo que pasa en un barco: los vas estibando en los pequeños huecos, y cuando todo sale… nos encontramos con esto…

 

 

 

Esta entrada fue publicada en ESPAÑA y etiquetada , , , . Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>