Cruce del Estrecho de Gibraltar (27 y 28 julio 2013)

 

IMG_2900Y allá vamos a cruzar el Estrecho… Nada más salir de Barbate, revisando nuestro plotter, nos encontramos con otra anomalía del AIS: detectaba barcos a unas 25 millas a la redonda, pero de repente nos apareció un barco…. ¡a 2189 millas! Ahí lo tenéis, ese triángulo oscuro bajo la costa de Ghana!

IMG_2901

IMG_2906

 

Y ya salimos, a la hora marcada por la marea, rumbo al Estrecho, con previsión de vientos flojos de poniente. O sea, estupendo.

 

 

 

IMG_2911

Este estrecho canal separa África de Europa y supone el único lugar de intercambio entre las aguas del Oceáno Atlántico y el Mar Mediterráneo, que tienen condiciones muy diferentes de temperatura y salinidad. Ello, unido a que la evaporación es más intensa en el Mediterráneo, genera fuertes corrientes en la zona.

Fijaos en la foto de arriba: incluso casi sin viento, puedes “ver” las corrientes formando olas y remolinos. Intentar cruzar con viento en contra es casi suicida y hemos sabido hace poco de un amigo que lo intentó durante dos días con el viento en contra. Terminó dándose la vuelta, desesperado.

IMG_2914Nosotros, como es nuestra costumbre, esperamos a tener las condiciones más óptimas posibles, y sólo entonces nos pusimos en marcha. Al principio no notamos mucho la corriente a favor, pero luego… ¡navegábamos como una moto!

Y así fuimos avanzando. En la foto de la derecha, la costa de Tarifa a nuestro babor.

IMG_2920

 

Y la cercana costa africana a estribor.

 

 

IMG_2927

 

Hay que tener, desde luego, mucho cuidado con el intenso tráfico de mercantes, pero tampoco es como para quitarte el sueño. Y todo se facilita con la ayuda de AIS.

Más miedo me daban las pateras, pero no encontramos ninguna.

 

IMG_2929

 

A medio día ya divisábamos el Peñón de Gibraltar.

 

 

 

IMG_2946

 

¡Y aquí empezó la diversión!

Con viento suave de popa y la fuerte corriente a favor, íbamos haciendo más de 11 nudos de velocidad!

 

IMG_2976

 

Y todo amenizado con un precioso atardecer

Nos mirábamos y nos decíamos: “¡¡¡¡que ya estamos en el Mediterráneo!!!!”

 

 

IMG_2955

 

 

Bergantín a la altura de Punta Europa

 

 

 

 

IMG_2983

No teníamos muy claro dónde recalaríamos en nuestro mar. La corriente dejó con el tiempo de ser tan fuerte, pero seguíamos con un lebechillo tan estupendo, que continuamos navegando, dejando atrás las costas malagueñas y granadinas.

Fue curioso pasar frente a Sierra Nevada, donde aún quedan restos de nieve en los picos. Después de tanto trópico, resulta chocante verlos.

Y seguimos navegando, hasta la provincia de Almería. Ya os iremos contando.

Esta entrada fue publicada en ESPAÑA, Travesías y etiquetada . Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>