Bahía de Las Águilas, Isla Beata y Boca Chica, REP. DOMINICANA (24 abril a 1 mayo 2013)

 

1 Dejamos con pena Île à Vache, pero debíamos seguir hacia Levante. Suponíamos que encontraríamos el alisio en contra, pero la verdad es que tuvimos poco o nada de viento en la travesía a Bahía de las Águilas, en República Dominicana.

2 Eso sí, la luna llena nos acompañó fielmente durante las guardias nocturnas.

 

 

 

 

3El día 25 llegamos a Bahía de las Águilas.

El agua, transparente, dejaba ver metros y metros de cadena al fondear. Y frente a nosotros, una interminable playa desierta de blanca arena.

4 6

 

 

 

 

 

 

 

5 No había ningún otro velero fondeado. Sólo un par de botes de pesca faenando.

 

 

 

7 Se acercaron unos pescadores y, claro, les compramos un buen ranchito de salmonetes.

 

 

 

8 Este sitio es famoso, según las guías, por sus puestas de sol. Estas dos fotos estén tomadas sólo con diez minutos de diferencia.

9

 

 

 

 

 

10 Salimos otra vez a navegar al día siguiente. En la foto de la derecha tenéis el llamado Cabo Falso. Falso no sé, pero traicionero, un rato. Al acercarnos, se metió una buena racha que nos obligó a meter segundo rizo y trinqueta para doblarlo.

 

 

11

Una vez dejado atrás, el viento calmó un poco y volvimos a dar toda la vela, virando en dirección a Isla Beata.

 

 

 

12 Pasamos cerca de Los Frailes, vaya pedrusco ahí, en medio de la mar.

 

 

13 Y dejamos por fuera la Isla de Alta Vela.

 

 

 

14 Fondeamos en Isla Beata, pero no desembarcamos.

 

 

15 Allí hay un pequeño destacamento militar, rodeado por asentamientos, chabolas y tiendas de campaña de pescadores con sus familias.

 

 

 

16 El día 27 por la mañana partimos de nuevo, por el canal que separa Isla Beata de la Rep. Dominicana.

 

 

17 Es precioso el paisaje de tierra, con playas cada pocos cientos de metros, vegetación de arbustos… Casi recuerda un poco a Cabo de Gata…

18

 

 

 

 

 

 

20 Y mira la que montó una factoría de la costa dominicana.

Navegamos con unos 20 nudos de viento del Este.

 

 

 

 

21 Por la tarde se metió viento fuerte, de unos 35 nudos. Arriamos mayor y dejamos sólo el yankee.

Intentamos guarecernos en la Bahía de Salinas, pero una piscifactoría nos lo impidió: ya de noche, sólo veíamos las luces fluorescentes de las boyas en nuestra proa. Viramos para evitarla, cuando se voló la veleta del piloto de viento. Menos mal que llevamos varias de respeto. Durante la noche sigue el fuerte viento, con rachas de 40 nudos y continuos rociones. Pasamos la noche los dos en vela y muy alerta.

 

22 Al amanecer del día 28 el viento “bajó” a 20 nudos y pusimos proa a Boca Chica.

 

 

 

 

23 Se entra a la Marina Zarpar por un canal balizado entre la costa y una pequeña isla.

24

 

 

 

 

 

25 Nos quedamos en la marina hasta el 2 de mayo, haciendo pequeñas reparaciones y descansando.

No nos gustó mucho esta marina, cara y con pocos servicios.

 

 

 

 

 

Publicado en Caribe - Jamaica, Haití y Rep. Dominicana | Etiquetado | Deja un comentario

Île à Vache, HAITÍ (16 a 23 abril 2013)

 

1  Tardamos, más o menos, dos días en llegar desde Port Morant (en Jamaica) hasta Île à Vache (Isla Vaca) en Haití

 

 

2 Hay que tener en cuenta que los Alisios casi siempre soplan del Este y que el Canal que separa Jamaica de La Española tiene unas 160 millas. Dimos tres largos bordos a cada banda que nos dieron para entrar ya amanecidos en Île à Vache. Contorneamos la isla hacia el fondeo y sorteamos infinidad de boyas de pescadores, que aquí son simples botellas de plástico.

 

3

 

El que no vea al dragón intentando comerse al sol, ¡es que no tiene ojos!

 

 

 

4 Y así llegamos a Port Morgan, bahía donde se refugiaba el famoso pirata del acoso de las naves españolas. O simplemente, descansaba aquí. Una cosa puedo deciros: tonto, lo que se dice tonto, no era.

Sólo con acercarte a la isla, el color de las aguas cambia a un suave azul turquesa. Los fondos son todos de pura arena.

 

5 Mar en calma, cielo azul, rocas blancas, costa llena de vegetación…

Esta isla tiene unas 8 millas de largo por 2 en su parte más ancha. No tiene coches, ni carreteras, ni red eléctrica de tierra, ni sistema de conducción de aguas. Viven aquí unas 20.000 personas.

 

 

7 Ya antes de llegar a la isla empezamos a ver los “bois-fouye”, o “batimán” (como ellos los llaman). Son pequeñas embarcaciones de madera, sin motor, y con una cantidad totalmente desproporcionada de vela. Serán nuestra compañía permanente mientras estemos aquí.

6 Y ésta es la bahía de Feret, la del pirata, en la parte noroeste de la isla. Aquí vamos a estar tranquilos.

Frente a nosotros, lo que veis en la foto, es un hotel que se nutre básicamente de turistas franceses. No podemos deciros mucho de él, no lo pisamos.

 

 

8 ¿Tranquilos? No habían pasado ni tres minutos y ya estábamos rodeados de cayucos de haitianos (mayores y pequeños) ofreciendo sus servicios. O pidiendo comida, zapatos… A los niños haitianos no les dejan asistir a la escuela si no tienen zapatos. Hay familias que han conseguido ahorrar para pagar las tasas escolares, pero lo de los zapatos se les hace dificil.

 

 

9 Ayudamos lo que pudimos, pero se hace dificil sentir tan de cerca la necesidad de la gente que se acerca al barco. Porque en San Blás vimos mucha pobreza, pero aquí hay mucha miseria.

Si alguien quiere echar una mano a esta gente, más adelante os decimos cómo hacerlo.

 

10 Os presentamos a Colby, un chaval de 17 años con unas ansias locas de estudiar medicina. Le hace falta dinero, claro, y en los ratos libres del Instituto, hace trabajillos en lo que puede.

Lo tomamos bajo nuestro cuidado o, más bien, él nos cuidó a nosotros mientras estuvimos en Île à Vache. Nos traía, nos llevaba, nos acompañaba, nos enseñaba los mejores sitios de la isla, nos ayudaba con las tareas del barco. Una persona inteligente, educada, honesta, discreta y trabajadora que merecería ver cumplidas sus aspiraciones. Aunque yo tengo la esperanza de que conseguirá ser médico y ejercer en su isla de nacimiento, donde su profesión es tan necesaria.

11 Casi lo primero que le pedimos fue pan, y nos trajo estos pens haitianos de tan curiosa forma.

 

 

 

 

12 Estas langostas nos las regaló un pescador, al que nosotros al su vez, habíamos regalado unas gafas de bucear. Así son las cosas aquí.

 

 

 

13  La playita que tenemos frente a El Duende es una preciosidad.

 

 

15   16

 

 

 

 

 

 

14  No hay aquí un poblado propiamente dicho. Hay casitas, bajas, dispersas por el monte y la costa.

 

 

 

17 Y esto es la discoteca. ¿Para qué mas? Una pequeña barra para pedirte la cerveza, unos pedazo de altavoces y un techado bajo el que bailar sin parar.

 

 

 

18 Un día subimos con Colby hasta el Urocashime, el pico más cercano a nuestro fondeo. Esto es lo más parecido que vimos en la isla a una carretera.

 

 

 

 

19 Las vistas desde arriba son de espectáculo. Ya ves, la gente pegándose tortas por visitar las Antillas, cuando el auténtico Caribe está en estas islas (o Los Roques, o Las Aves, o San Blás…) de las que yo, al menos, no había oido hablar en mi vida antes de ahora…

 

20 Y ahí está El Duende.

 

 

 

 

 

23 Nos encontramos estas casitas dispersas. Son pequeñas, con cuidados jardines y pintadas de todos los colores. En toda la isla no vimos viviendas mayores que éstas.

27

 

 

 

 

 

 

 

 

21 Y seguimos subiendo y subiendo hasta llegar a lo alto del pico. ¡Se nota la falta de práctica! Los músculos de nuestras piernas se quejan de la subida…

 

 

 

22 Pero sin la menor duda, el esfuerzo merece la pena.

Éste es el lago Samafe, comunicado subterráneamente con el mar.

 

24 Ésta es una de mis fotos favoritas. No hay truco, ni retoque ni mejoras de ningún tipo. Es que las cabras estaban allí, y el mar tenía ese color.

 

 

 

 

25 Allí estaban, en una loma sobre la playa de Ashdife.

Esta isla es pequeña pero debe tener docenas de playas como ésta.

 

 

26 No se refleja en la foto, pero la sensación era de ingravidez.

 

 

 

28 A la vuelta nos paramos un rato a curiosear por la playa y a charlar con los pescadores que remendaban sus redes.

29

 

 

 

 

 

30 Y con los maestros calafateros.

31

 

 

 

 

 

 

39   40 Las anclas de aquí, con cepo de madera.

 

 

 

 

34 Todos los barcos van equipados con largas varas de bambú, que usan como perchas, botavaras, tangones…

41

 

 

 

 

 

32 El Duende en su fondeo, con Cayo Raquette por detrás.

 

 

 

 

Algunas fotos de los barcos y la playa.

33   35

 

 

 

 

36   37

 

 

 

 

 

38 No solemos poner muchas fotos nuestras, así es que allá va una de Marta.

 

 

 

 

 

42 Quique ayudó a sacar del agua el boliche de unos pescadores y nos quedamos con un buen ranchito de pescao.

43 44

 

 

45 Llegó por allí unos días más tarde Antonio, del Razzle Dazzle, al que habíamos conocido en Jamaica. En la foto de la izquierda tenéis el barco (de un color parecido a El Duende).

46 Y Antonio a bordo de El Duende, junto a Obson, un amigo de Colby.

 

 

Teníamos a los batimanes todo el tiempo a nuestro alrededor.

47

 

48 Algunos de ellos, con los tripulantes haciendo trapecio.

49 Otras canoas, hasta los topes de nasas.

 

50 O de redes…

 

 

52 Al día siguiente nos trajeron al barco un buen pargo, que preparamos al horno

 

 

 

 

53 Otro día nos fuimos de excursión a visitar a Madam Benná, como conocen en patois a Sister Flora, una monja franciscana canadiense que lleva más de treinta años viviendo en la isla, donde tiene un orfanato y que ayuda como puede a los habitantes más necesitados de Île à Vache.

 

 

54 Fuimos hacia allá caminando, una excursión de casi tres horas.

 

 

 

 

55 El árbol, cuajado de mangos a punto de madurar. Están tan ricos…

 

 

 

 

59 Igual caminábamos por monte que íbamos bajando a pequeñas playas.

 

 

 

 

57 Playas con pequeños varaderos, en los que se construyen o reparan los batimanes.

58

 

 

 

 

 

 

56 Y siempre, las pequeñas casitas dispersas.

 

 

 

 

 

 

 

60 En medio de un monte, nos encontramos con una escuela municipal.

61

 

 

 

 

62 Pasamos un buen rato jugando con los niños

63

 

 

 

 

 

 

65 A lo largo del camino fuimos encontrando muchas construcciones de este tipo, que son monumentos funerarios. A veces más elaborados. Otras, simples montones de piedras.

64

 

 

 

 

 

67 Hasta que llegamos al Hogar de Acogida de Madam Bená (Sister Flora).

No os podéis imaginar lo pequeñita que es esta mujer. Hay que ver cómo, a veces, personas aparentemente delicadas tienen luego semejante fuerza vital.

 

 

66 Sister Flora nos recibió en el Centro, donde le dejamos algunos artículos de primera necesidad que habíamos guardado para donarlos.

 

 

 

 

 

68 Sister Flora es francoparlante y no habla español ni inglés. Michelle, que trabaja con ella en el Centro, hizo de guía y nos enseñó las instalaciones.

Además de tener una escuela, acogen a niños abandonados en el orfanato, y se encargan especialmente de niños con problemas. Tienen profesores de educación especial para discapacitados psíquicos y fisioterapeutas para niños con minusvalías. Nos trataron con suma amabilidad y nos agradecieron los regalos, aunque nos quedamos con la sensación de que era muy poca cosa para las necesidades de esta gente.

Si alguien está interesado en saber más sobre la labor de Sister Flora, o quiere hacer alguna aportación, puede ponerse en contacto con ellos en la siguiente página de Internet:

http://www.friendsofileavachehaiti.com/

 

69 Tras la vista al Centro, nos acercamos al cercano mercado. Primero al mercado de ganado, aunque pocos bichos había a la venta.

70

 

 

 

 

 

 

71   72 Las monturas locales

 

 

 

73 Y luego, al mercado de fruta y verdura. Bueno, y de todo. ¿O de poco?

 

 

 

 

74 Quique compra unas verduras en uno de los puestos más surtidos.

75 ¿Y qué me decís de la farmacia?

 

 

 

 

76 ¿O del donkey parking?

 

 

 

 

 

77 Para no tener que deshacer las tres horas de caminata al barco, decidimos imitar a los locales, y hacer el viaje de vuelta en batimán. Bueno, y que nos apetecía, la verdad.

Éste es el SELETENEL KIBONOYE, que significa “tira por la sombra” en patois.

 

 

78 Allí nos metimos 16 personas… Y pudimos ver todas las maniobras con las velas, y sentir en nuestras carnes la tremenda inestabilidad de estos barcos.

 

 

 

79 Y así nos sumamos a esta peculiar “operación retorno”.

Fue muy divertido.

 

 

 

80 Y llegamos sanos y salvos, sin haber parado de reirnos todo el camino con el resto de los tripulantes.

 

 

 

 

81 El Cayo Raquette, iluminado por la luz del atardecer.

 

 

 

82 Otro día vino Flavie, la tía de Colby, a enseñarnos a cocinar la cambombia. Cambombia es como llaman en Venezuela, Colombia y Panamá a las grandes caracolas, cuya carne es muy apreciada.

 

 

 

83   84

 

 

 

 

 

 

Y así fueron pasando los días en esta isla. Es es único sitio que vamos a conocer de Haití, pero nos ha dejado impresionados. ¡Muy bonita!

 

 

 

Publicado en Caribe - Jamaica, Haití y Rep. Dominicana | Etiquetado , | 9 comentarios

Port Morant, JAMAICA (11 a 16 abril 2013)

 

1 Ayer, cuando llegamos, fondeamos en la bahía frente a un antiguo club náutico semi-abandonado pero ocupado en la actualidad por la Marina de Bowden Harbor.

Y al día siguiente, temprano por la mañana, nos acercamos con El Duende al muelle de la Guardia Costera, a hacer todos los papeleos de entrada al pais. Visitaron el barco los oficiales de Inmigración, Sanidad, Aduanas, Policía y Guardacostas… ¡hubo que rellenar más de 16 documentos! Realizaron un registro exhaustivo del barco. Todos perfectamente uniformados, todos perfectamente encantadores y simpáticos y todo completamente gratis.

 

2 Este edificio de los Guardacostas es lo único que hay por los alrededores, pero nos dan todo el agua que queremos y podemos endulzar el barco, la ropa y llenar a tope el tanque de agua.

Por cierto, que el muelle está hecho polvo por el paso del huracán Sandy, que azotó con fuerza estas costas durante el pasado mes de octubre.

3 Tras realizar todas las gestiones, nos fuimos a seguir descansando al tranquilo fondeo.

Por allí apareció Antonio, un canario que navega solo en el HAZZLE DAZZLE, Van de Stadt de 34´, construido por él y que llevará la misma ruta que nosotros.

 

 

10 Al día siguiente, Nigel Iram, un guardacostas fuera de servicio, nos llevó en su coche a la ciudad de Morant Bay (a una media hora de camino).

 

 

 

4 Allí fuimos al mercado, lleno de sabor y olores jamaicanos.

6   5   7

 

8 Tras aprovisionarnos en el mercado, fuimos también al super, y luego llevamos toda la compra al coche en este super-carro con tracción en las cuatro ruedas. La goma que cuelga por detrás es el freno.

 

 

 

9 Y con las mismas, volvimos a Bowden Bay en el coche de Nigel.

 

 

 

 

 

IMG_0328Otro oficial de los guardacostas nos regaló, a cambio de una novela en inglés, una caña de bambú de más de 10 metros de largo…

Allí en la banda queda estibada de momento…

 

SONY DSCEl día 16 de abril era el cumpleaños de Quique.

¿Y que mejor regalo que una nueva partida, a navegar, que es lo que más nos gusta?

 

 

 

 

Publicado en Caribe - Jamaica, Haití y Rep. Dominicana | Deja un comentario

Travesía Panamá a Jamaica (5 a 10 abril 2013)

 

1 Salimos de Chichimé, en el Archipiélago de San Blás (Panamá) el dia 5 de abril a mediodía.

En el mapa de la izquierda tenéis la ruta que seguimos durante la travesía completa, hasta la llegada a Port Morant, en Jamaica.

 

2 Las previsiones del tiempo eran buenas, o de las mejores que se podían esperar en estas fechas: unas doce horas de viento del N, luego dos días de NE y finalmente, el esperado E.

La verdad es que salimos sin destino claro: iríamos ciñendo lo que pudiéramos para llegar lo más al Este posible.

5 Como veis arriba, en el mapa de la ruta, nosotros dimos un par de bordos hacia el Este-Nordeste, aprovechando el viento Norte, lo que nos ayudaría a coger barlovento. El resto de la travesía fue siempre al mismo bordo, ciñendo a rabiar amurados a estribor, con la esperanza de que cuando llegara el role al Este, Isidoro (nuestro piloto de viento) mantuviera el ángulo al viento y cambiara consecuentemente de rumbo hacia Levante.

6 Nos acompañaron delfines en muchas ocasiones

 

 

 

 

3 Y así, haciendo nuestras acostumbradas guardias y cogiendo ritmo de travesía, llegó el tercer día de navegación.

Quique mira el parte del tiempo (que nos bajamos a través de la radio BLU con el PACTOR y usando SailMail) a ver cuándo rola el viento al Este. Pero parece que el role no llega de momento…

 

 

9 Así es que allí seguimos, ciñendo ciñendo ciñendo… Los barcos como éste, que hacen durante tantos días ángulos tan ajustados al viento y a la mar, son los que nos gustan. Es increíble cómo se comporta El Duende.

Menos mal que tanto a El Duende como a Isidoro, eso es lo que les gusta: CEÑIR.

 

 

13 El que no parece muy de acuerdo es nuestro pulpo Paul que, con tanto meneo, ya no sabe cómo ni con cuántas patas agarrarse a su lámpara!!. La verdad es que si nos vierais a nosotros movernos por el barco…. tampoco nos diferenciamos mucho de nuestro amigo el pulpo!

Seguimos con todo de proa: el viento, la corriente y la ola corta que dificultan la vida a bordo hasta para cocinar

 

 

7 Nuestras guardias son de unas tres horas, más o menos. No tenemos un horario establecido, sino que vamos haciendo turnos según nos lo pide el cuerpo. Durante el día echamos buenas siestas.

Los dos primeros días se hace un poco duro, pero luego el cuerpo se habitúa.

 

10 El amanecer es siempre un momento mágico, desde que empiezas a ver clarear el cielo o las nubes por el horizonte hasta que sale el sol, y el mundo que te rodea va adquiriendo poco a poco luz y color.

 

 

 

8 Y así, ciñendo, ciñendo, llegamos al cuarto día de travesía. Y los Estes que no llegan…

Y el quinto día, y que no entra el maldito Levante…

 

 

 

12 Y sólo el sexto día. el viento se dignó a rolar un poco al Este.

Nosotros habíamos decidido para entonces recalar en Port Morant (al Sureste de Jamaica). Y así, pudimos abrir un poco escotas y amollar velas sólo unos grados.

El Duende sintió la diferencia, tras cinco días con las escotas cazadas a tope y fue como si tuviera una reacción humana de alegría: se lanzó a un alegre galope, andando a más de 8 nudos. Velocidad, por cierto, que necesitábamos si queríamos llegar de día a Port Morant. Y así, Quique sustituyó a Isidoro durante las últimas horas de travesía para sacar el máximo partido a El Duende, como si de una regata se tratara.

7 Libramos con respeto Pedro Bank, unas bajos enormes y peligrosos que se encuentran al Sur de la isla.

Atardece sobre Jamaica. Vamos a conseguir llegar con luz del día.

Entramos sin problemas en Morant Bay (Bowden Harbor), situado en una protegida bahía. Fondeamos y nos permitimos el merecido descanso de los buenos guerreros. Incluso se nos olvidó tomar la cervecita con la que solemos celebrar las arribadas!!!

 

Publicado en Travesías | Etiquetado | Deja un comentario

Puerto Lindo y Chichimé, PANAMÁ (1 a 5 abril 2013)

 

1 Bueno, pues tras un mes y medio en nuestra querida “Shelter Pay Marina”, salimos hacia San Blás haciendo escala en Puerto Lindo.

Fue un día de ceñida suave, haciendo bordos a ambas amuras para chequear y ajustar la jarcia durante la navegación.

2 Estas fotos son de Los Farallones, entre Portobelo y Puerto Lindo.

Llegamos a Puerto Lindo por la tarde y allí embarcó Marcos (en el dinghy de Sebas del “Corto”), que había ido hasta Panamá City a hacer unas gestiones.

Vino Felipe, del RENEGADE, a tomar una cerveza a bordo.

 

A la mañana siguiente salimos hacia San Blás, echamos el “curri” y tuvimos la aventura del día, cuando una cornúa (tiburón martillo) intentó quedarse con un yellow fin tuna que se enganchó a nuestro curri. Quizás ya habéis visto el vídeo. Aunque la calidad no es muy buena, el video refleja la intensidad del momento. ¿Que se creía la cornúa? ¿que se iba a quedar con nuestro almuerzo?

 

3 Al final, conseguimos recuperar el atún, que Marcos limpió enseguida y de cuyas hijadas dimos buena cuenta casi en el acto. 4

 

 

 

 

 

 

 

En Chichimé pasamos unos tranquilos días, con nuestros amigos del “barrio latino”. Por allí aparecieron Gabriel y Mariano del BACUS, Julio y Maribel del CIBELES, Sebastián del CORTO y el singular Humberto del HOLANDÉS ERRANTE con el que Alfonso coincidió en el 2009 por el Egeo y con el que había coincidido Seve por Cabo Palos.

5 Al día siguiente a nuestra llegada, organizamos una moraga en la isla, con casi todos ellos, para dar provecho del atún. Tomamos posesión de esa choza abandonada y allí, a la sombrita encendimos la hoguera.

 

 

6

Como mesa, Quique encontró este pesado tronco que hizo perfectamente sus funciones.

Cada comensal aportó un acompañamiento para el atún y estaba todo riquísimo.

 

 

7 El Duende, desde la isla

 

 

 

 

 

 

8 El día 5 de abril era el cumpleaños de Marta y, aparte de que la previsión del viento era buena, pensamos que el mejor regalo de cumpleaños sería salir a navegar hacia el otro lado del Caribe.

Pero no contábamos con Julio y Maribel que, justo antes de salir, aparecieron con esta increíble tarta borracha con pasas. 9

 

 

 

 

 

 

 

 

10 Y aquí estamos, POR FIN!!!, levando el ancla antes de la salida (gracias, Sebastián, por la foto).

Marcos se volvió a Shelter Bay via Panamá con unos coleguitas de viaje, al SANDOKÁN, aunque seguro que coincideremos pronto..

 

 

¡Allá vamos!

 

 

 

Publicado en Caribe - Panamá | Etiquetado , , , , , , | Deja un comentario

La cornúa y el atún

 

Cornúa o tiburón martillo.

Llámalo como quieras, pero la cuestión es que no se coma tu almuerzo.

El video no tiene una gran calidad, pero refleja la excitación del momento:

 

 

 

Publicado en Caribe - Panamá | Etiquetado , , | 3 comentarios

Colón, PANAMÁ (19 enero a 31 marzo 2013)

 

img_9862

Como ya os contamos, tuvimos que volver a Colón tras el intento fallido de travesía a Cuba como consecuencia de rotura del estay de proa.

 

img_9870

 

Nos volvimos a encontrar con gran cantidad de navíos fondeados. Éste iba concretamente cargado de contenedores frigoríficos.

 

 

img_9877-copiarLo primero que hicimos al llegar a Shelter Bay fue bajar al pantalán todo el enrollador del génova, para evaluar los daños en el estay.

Así quedó de doblado el perfil del enrollador y la pletina de arraigo del tambor al cadenote de cubierta:

img_9879-copiar

atl2013-enero1-copiar

 

El estay se cortó de una forma “limpia”, justo a ras de la entrada del cable en la terminal prensada superior, como si  fuera un corte con cizalla.

 

 

 

img_9666

Pero no fue ésa la única sorpresa.

Revisando el resto de la jarcia, vimos que muchos otros cables de la jarcia firme estaban desgraciadamente afectados, como podéis ver en en el obenque bajo en la foto de la izquierda. Además estaban en similar condición el resto de obenques bajos, intermedios y altos.

Todo esto sigue siendo consecuencia del rayo que nos cayó en septiembre. Es como si las altas temperaturas provocadas por el rayo hubieran cambiado las propiedades del inoxidable, que ahora está como “cristalizado”, ha perdido su elasticidad y se quiebra con las tensiones propias de la navegación.

El alma, a los pies. Hay que cambiar toda la jarcia.

img_0167-copiarPero caer en el pesimismo no sirve de nada. Ese mismo día empezamos a tomar medidas. Hay que pedirlo todo a Florida.

Son diez cables diferentes,  cada uno con sus terminales especiales arriba y abajo. Todo complicado porque nosotros tenemos todo en métrica (medidas en centímetros o metros) mientras que en Florida trabajan en imperial (pulgadas y pies). Fue una labor de chinos, con varias subidas de Quique al palo, tomando fotos y medidas. No podíamos cometer ningún error y arriesgarnos a que los terminales no fueran los correctos. Terminamos haciéndonos una chuleta.

Nuestra idea es usar terminales ya prensados al cable en la parte superior, y terminales tipo Norseman  en las partes inferiores. Con esta idea, podremos ajustar las medidas de los cables con precisión nosotros mismos, y cambiarlos uno a uno para no tener que bajar el palo.

Solicitamos presupuestos a cinco empresas, de Florida y St. Martin. Bueno, pues puede parecer increíble, pero pasaron DOS MESES desde que hicimos el pedido hasta que llegó todo el material.

Cosas que hemos hecho durante ese tiempo:

img_9905-copiar

 

Buenas lavadas de ropa.

 

 

img_0107-copiar

 

 

 

Buen pan.

 

 

 

atl2013-enero-copiar

 

Buena mermelada de plátano, con todos los que habíamos pensado tomarnos durante la travesía a Cuba.

 

img_9907-copiar

 

 

Y sobre todo, buenos amigos.

Éste es Adolfo Palau, capaz de levantar los ánimos a cualquiera.

 

 

img_0112-copiar

Y estos son los tripulantes del SIKKIM, saliendo para cruzar el Canal.

También hicimos buena amistad con los catalanes del velero IBERO.

Y especialmente con Juan y Jane, del ALDO, que arribaron forzosamente y con aparejo de fortuna porque se les rompió la mecha del timón bajando de Cuba.

¡¡¡TODOS SE VAN HACIA EL PACIFICO!!! Y nosotros… pues aquí, esperando.

img_0138-copiar

 

Éste es el precioso MANGAREVA, nuestro vecino de pantalán, un velero de madera diseñado en  los años treinta.

 

 

 

Hemos hecho multitud de viajes a Colón, y en alguna ocasión nos hemos encontrado allí con nuestros amigos Julio y Maribel del velero Cibeles.

atl2013-enero2-copiar

Fijaos cuál es el cánon de belleza panameño, reflejado en los maniquíes de los centros comerciales.

Tremendo.

 

 

img_0142-copiarTambién nos hemos dado algunos buenos paseos por los alrededores de la marina. Caminas cinco minutos y te adentras en plena selva. Se ven monos aulladores, gatosolos, muchos pájaros, luciérnagas gigantes…

 

img_0159-copiar

 

 

 

 

 

 

 

img_0155-copiarPor aquí quedan muchos restos de la presencia de los norteamericanos en Panamá.

img_0150-copiar

 

 

 

 

Y te encuentras carteles como éste, allí, en medio de la selva.

 

 

img_0096

A primeros de marzo se metió un frente frío proveniente de Cuba que provocó vientos fuertes y tiempo desapacible. Varios de los cargueros fondeados en la bahía de Colón garrearon y… ¡se fueron a tierra!

 

 

img_0098

 

 

 

 

 

 

 

img_0115-copiarHasta que, por fin, llega la jarcia nueva!!!

 

 

Manos a la obra!!!

 

img_0114-copiar

 

 

Todos nuestros amigos de la marina esperaban la llegada de la jarcia… Se agradece la camaradería de la gente. Especial fue la colaboración de JB y Michelle, sudafricanos del PHILANI. Gracias a su buen hacer y experiencia, los cortes del cable y ajustes de los norseman fueron ejecutados sin ningún error

img_0123-copiar

 

Quique subió al palo más de veinticinco veces.

Menos mal que, entretanto, ha llegado a la marina Marcos (el hijo mayor de Quique), procedente de Cuba, con Manuel y el velero SANDOKÁN.

Marcos ayudó muchísimo en todas las maniobras, sobre todo tirando de la driza!

IMG_0175 (Copiar)

 

 

 

 

 

 

img_0164-copiarEn dos días y medio (eso sí, de duro trabajo), toda la jarcia estaba cambiada.

Tuvimos que reemplazar hasta los tensores, por el rollo de la diferencia (métrica versus imperial) de las medidas de los terminales y las roscas.

Pero ahora da gusto verlos tan nuevos y relucientes.

 

 

img_0135-copiar

 

Estos son los tensores y terminales antiguos, que nos guardamos por si pueden servirle a alguien cuando volvamos a Europa.

 

 

 

IMG_0120 (Copiar)

Cómo se ha puesto de sucio el casco de El Duende…

 

 

 

 

img_0162-copiar

Pero ya está: últimas lavacias y listos para partir.

Ay… la lavadora… ése gran invento de la civilización!! Aunque ahora que lo pienso, un grifo del que sale a voluntad agua dulce, tampoco es mal invento!

No nos quejamos, ¿eh? Que nos gusta vivir como lo hacemos.

 

 

 

Publicado en Caribe - Panamá | Etiquetado , , , | 1 comentario

Por el Canal de Panamá…. ¡¡¡SIN EL DUENDE!!!

 

Bueno, parece que de momento, El Duende no podrá cruzar el Canal de Panamá. Seguimos en Colón, esperando que llegue la jarcia de Florida.

Así es que decidimos que, ya que estábamos tan cerca, podríamos hacerlo en alguno de los muchos veleros que lo cruzan cada día.

Y así fue: dejamos a El Duende en Colón y cruzamos en el barco de los amigos de unos amigos. Os contamos la experiencia, pero antes, os dejamos alguna información útil sobre el Canal.

El Canal de Panamá no consiste en un simple canal excavado entre los océanos Atlántico y Pacífico. Así se intentó inicialmente (proyecto francés) pero no pudo realizarse, básicamente por dos razones:

(1) Hay un gran macizo montañoso entre los océanos.

(2) La marea al lado Pacífico es de unos 6 metros, mientras que en el lado Atlántico no llega a 30 cm.

 

'Canal de Panamá'

La solución a la que se llegó fue crear un lago artificial (el lago Gatún) más alto que los dos oceános y utilizar un sistema de esclusas que permitiera a los barcos salvar los desniveles entre los océanos y el lago.

De hecho, las aguas del Atlántico y el Pacífico nunca se mezclan, sino que el lago “libera” permanentemente agua dulce a ambos océanos.

 

'Canal de Panamá'

Del Atlántico al Pacífico, el canal mide 80 kilómetros de largo.

Tiene tres juegos de esclusas: Gatún, Pedro Miguel y Miraflores.

El lago Gatún es uno de los mayores lagos artificiales del mundo (425 kilómetros cuadrados) y se formó por una represa construida en el cauce del río Chagres.

'Canal de Panamá'

Los sistemas de esclusas permiten “subir” los casi 26 metros desde el Atlántico al lago Gatún. Después se transita el lago (unas 27 millas) para luego “bajar” otros 26 metros (más o menos, según la marea) entre el lago y el Pacífico.

Os dejamos una página de Internet donde podéis ver el funcionamiento más claramente:

 http://www.pancanal.com/esp/general/howitworks/index.html

 

Pero basta ya de rollo. Os mostramos fotos de nuestro tránsito del Canal. Cada barco lleva a bordo un piloto del Canal, más el capitán, más cuatro “lanzadores de amarras”. Es la tripulación mínima y obligatoria para realizar el tránsito.

IMG_9962 (Copiar)

 

Quique aduja las amarras, mientras por popa asoma uno de los veleros que cruzarán con nosotros, y el carguero con el que compartiremos la esclusa.

 

 

IMG_9977 (Copiar)Nos acercamos a las esclusas de Gatún.

IMG_9984 (Copiar)

IMG_9988 (Copiar)Antes de entrar en la primera esclusa, los tres veleros que pasaremos juntos nos abarloamos y nos amarramos entre nosotros, convirtiéndonos en una especie de “trimarán”. Nosotros estamos en el barco del centro. Los tres barcos funcionamos a partir de ahora como uno solo.

 


IMG_9994 (Copiar)El piloto del barco que está en el centro, “toma el mando” y va indicando a cada barco lo que debe hacer.

Cuando vamos avante, los tres barcos van embragados o sólo el del centro. Si hay que virar a estribor, el del centro desembraga, el de estribor da marcha atrás y el de babor embraga avante.

 

IMG_9999 (Copiar)Antes de entrar en la esclusa, con los barcos ya listos, vimos unos tremendos cocodrilos en la orilla.

 

 

IMG_0010-Copiar_thumb.jpgY ya preparados, nos disponemos a pasar a la primera esclusa de Gatún. Primero entra el carguero y luego nosotros.

IMG_0006-Copiar_thumb.jpg

 

 

 

 

 

 

IMG_0016 (Copiar) IMG_0014 (Copiar)Los encargados de las amarras en tierra nos tiran un cabito fino con una “piña”, a la que los veleros de los extremos anudan las amarras de a bordo que son finalmente recuperadas por los operarios.

Fijaos en la altura. Están a unos ocho metros por encima de nosotros.

IMG_0023 (Copiar)

IMG_0024-Copiar.jpg

Os recuerdo que nosotros estamos en el barco central, de forma que no tenemos que hacer nada ahora. Serán los encargados de amarras de los dos barcos exteriores los que tendrán que ir tensando las amarras conforme el barco “suba” los ocho metros de altura.


IMG_0031-Copiar.jpg

 

Las puertas de la esclusa se cierran a nuestra popa.

 

 

 

IMG_0036-Copiar.jpgY empieza a entrar agua del lago a la esclusa a una velocidad vertiginosa. La turbulencia es tremenda.

 

 

 

IMG_0049-Copiar.jpg

 

En unos minutos, han entrado unos 100.000 metros cúbicos de agua en la esclusa.

Mirando hacia popa, las puertas casi ya no se ven, y se observa cómo dejamos atrás y abajo, el Océano Atlántico.

 

IMG_0025-Copiar_thumb.jpg Fijaos cómo ha subido de nivel el carguero.
IMG_0050-Copiar.jpg

 

IMG_0035-Copiar.jpgCuando ya se ha llenado la esclusa, hay un momento de tranquilidad, hasta que el carguero de proa “mete máquina avante” y provoca también mucha turbulencia.

IMG_0053-Copiar.jpg

 

IMG_0059-Copiar.jpg

 

En Gatún, las tres esclusas están muy cerca, de manera que sales de una para entrar inmediatamente en la otra.

 

 

 

IMG_0060-Copiar.jpgPasamos los tres barcos juntos por las tres esclusas de Gatún, siguiendo siempre la misma maniobra.

IMG_0061-Copiar_thumb.jpg

 

 

 

 

 

 

 

IMG_0075 (Copiar)Cuando llegamos al lago, los barcos nos soltamos y nosotros nos amarramos a una boya. El piloto desembarcó y allí dormimos.

IMG_0079 (Copiar)

 

 

 

 

A las seis de la mañana del día siguiente, embarcó un nuevo piloto y comenzamos a travesía a lo largo del muy traficado lago Gatún (unas 27 millas por un canal balizado).

 

Llegamos así hasta las instalaciones de Pedro Miguel y Miraflores, donde volvimos a abarloarnos a los dos mismos barcos, y pasamos las esclusas “hacia abajo”. Al llegar a Balboa en Panamá City, desembarcamos y nos volvimos a Colón.

Aquí tenéis un vídeo resumen (2 minutos y medio) de nuestro tránsito por el Canal de Panamá:

 

 

 

 

Publicado en Caribe - Panamá | 3 comentarios

Intento de travesía a Cuba (14 a 18 enero 2013)

 

IMG_9830 (Copiar)

Se supone que en noviembre termina en esta zona  la temporada de huracanes, y desde entonces estamos deseando seguir navegando.

Por fin lo hacemos. Tenemos el barco sanado de los desperfectos causados por el rayo y partimos emocionados hacia nuestro próximo destino: CUBA.

 

IMG_9836 (Copiar)Pero nos hemos retrasado un poco más de la cuenta, el alisio está ya soplando bastante fuerte, y contamos con que en la primera parte de esta travesía, al menos dos días, tendremos que ceñir a rabiar contra un viento y mar del Nordeste hasta encontrar los Estes claros del Caribe que nos llevarán más cómodamente a Cuba.

IMG_9852 (Copiar)

Y así lo hacemos: El Duende es muy buen ceñidor, y hacemos dos grandes bordos primero hacia el Norte, y luego hacia el Este, ya que durante el dia los vientos rolan al E y de noche al N

El viento no llega a los 20 nudos, pero la mar es confusa, encontrada y las olas llegan a los 4 mts, son bastante grandes y, como dicen tantos libros de navegantes, El Duende parece una auténtica coctelera. Todo bien…

 

… hasta que en la tarde del segundo día de navegación…. ¡ZAS! se rompe el stay de proa. Para los menos versados en estos temas: el stay es el cable de acero que une el tope del palo a la cubierta por proa. Va por dentro del enrollador del foque (el yankee).

Es una situación bastante delicada, allí, en medio de ninguna parte: todo el foque abierto queda colgando de la driza (el cabo que sujeta la parte de arriba de la vela), en banda y el palo, claro, ha perdido una de sus sujecciones más importantes a la cubierta.

 

IMG_9838 (Copiar)Hacemos una maniobra rápida pero con mucha calma:

nos ponemos en popa y conseguimos enrollar todo el foque. Luego, aún en popa, vamos soltando la driza, dejando que toda la vela con el enrollador cayera a lo largo de la banda. Luego, una vez estibada, aseguramos el palo con cuatro drizas a proa.

IMG_9834 (Copiar)

Pusimos entonces la trinquetilla (otra vela de proa más pequeña que el foque) e intentamos seguir hacia Cuba.

Pero temimos por la integridad del palo, que vibraba en cada golpe de ola, y decidimos, prudentemente, dar media vuelta y dirigirnos, con la trinqueta y la mayor rizada, al único sitio donde podíamos ir de popa: nuestra “querida” Shelter Pay Marina, en Colón (Panamá).

No sabíamos entonces la gravedad de la avería, pero sabíamos que necesitaríamos un pantalán para reparar el stay.

En fin.

 

 

Publicado en Caribe - Panamá, Travesías | Etiquetado | 2 comentarios

Aili Tupu y Chichimé (6 a 13 enero 2013)

 

IMG_9781 (Copiar)No podíamos dejar Panamá sin pasar antes por Aili Tupu, nuestro “hogar” kuna.

Además, le traíamos a nuestro amigo Bredio unos encargos de Colón.

 

 

IMG_9787 (Copiar)Quique subió dos veces al monte (al continente) en la canoa de Bredio.

La primera vez subieron rio arriba hasta  un pequeño embarcadero, donde dejaron la canoa y siguieron a pie por medio de la jungla durante más de una hora.

IMG_9808 (Copiar)

 

Llegaron así hasta una zona donde crecían las cañas que Bredio necesitaba para reparar su casa.

IMG_9783 (Copiar)

 

Tuvieron que desbrozar, machete en mano, un gran trozo de terreno hasta conseguir lo que querían.

IMG_9785 (Copiar)

 

 

IMG_9790 (Copiar)

 

 

 

 

 

 

 

 

IMG_9803 (Copiar)Volvieron al día siguiente, esta vez para recolectar unas buenas varas de bambú para El Duende.





IMG_9793 (Copiar)Mientras, Zipu, la mujer de Bredio, lavaba parte de nuestra ropa. Se me ha olvidado contarlo, pero desde que empezó el mes de enero, ha terminado de golpe la temporada de lluvias, y no ha caído ni una gota.

 

 

Y volvemos a esa vida “estilo kuna” que tanto disfrutamos:

IMG_9794 (Copiar)

 

El pescaíto fresco a domicilio…

 

IMG_9814 (Copiar)

 

 

 

 

… la fruta recién cortada cortada colgando de los postes…

 

IMG_9811

 

 

… las visitas de la gente del pueblo…

 

IMG_9813 (Copiar)

 

… los preciosos atardeceres…

 

En fin, después de tantos meses de reparaciones, estos días nos parecen maravillosos, la preparación ideal para la larga travesía. hasta Cuba, que tenemos por delante.

 

7 Aili Tupu (Copiar)

Por cierto, fijaos cómo están ya nuestras banderas.

¿Conocéis el siguiente refrán?:

BANDERA VIEJA, HONRA DE CAPITÁN”

IMG_9937 (Copiar)

 

Pero para esta gorra, aún en uso…. ¡no hay excusa en todo el refranero español!

 

 

 

 

IMG_9820Y bueno, parece que para mañana tenemos una buena ventana de viento para partir hacia Cuba. Hicimos una rápida visita a la isla de Porvenir…

 

IMG_9825 (Copiar)

 

… y a Chichimé, y nos preparamos para partir al día siguiente ya con los nombres con los que los kunas nos habían bautizado, a Marta como SIABIBI y a Quique como KIRPIPI

 

 

 

Publicado en Caribe - Panamá | Etiquetado , , | 1 comentario